Archives by date

You are browsing the site archives by date.

La nube abierta con Open Cloud Initiative

Open Cloud Initiative es una organización que llega para ayudar y promover el uso de los estándares abiertos en los servicios emergentes de cloud computing. Desde luego tienen una dura tarea por delante.

En la pasada conferencia de código abierto OSCON 2011 se presentó esta nueva iniciativa, Open Cloud Initiative (OCI), como una organización sin fines de lucro que luchará por  fomentar la libertad en el campo de cloud. Entre algunos de los objetivos de OCI están la creación de un marco legal entre usuarios y proveedores de servicios cloud, iniciando este proceso con el documento Open Cloud Principles (OCP), donde se establecen los requerimientos necesarios para la construcción de nubes abiertas.

A través de este documento se recomendarán el uso de formatos, protocolos e interfaces abiertos, de forma que sea posible la interoperabilidad y libertad de elección de servicios en la nube. Una tarea difícil porque a día de hoy el rey de la nube, Amazon, no creo que tenga el más mínimo interés en ser interoperable con otros servicios de cloud. Pero al menos si que tenemos iniciativas que abogan por esta apertura de la nube, como RackSpace con su OpenStack.

¿Estamos locos por dejar nuestros datos en la nube?

A raíz de una entrada en el grupo “Asociación SaaS & Cloud” de LinkedIN se plantea uan pregunta que seguro que se hace medio mundo o quizás más. ¿Es de locos dejar nuestros datos o los de nuestras empresas en la nube?.

Cloud computing, cloud hosting, virtualización, … son conceptos bastante nuevos o quizás no, porque la virtualización lleva años entre nosotros. El caso es que esta moda de enviar todo a la nube está revolucionando el como hacemos y tratamos nuestros datos y los datos de nuestras empresas. Muchas veces sin pensar en posibles consecuencias o problemas.

La nube no está exenta de riesgos, pero tampoco lo están las soluciones fuera de la nube, la clave es hacer las cosas con cabeza, llegando al nivel de disponibilidad necesarios según lo crítico que sea. Si tenemos una empresa que se dedica a gestionar operaciones en bolsa no es ninguna locura tener la estructura que necesita crecer bajo demanda en un cloud público o cloud privado, pero siempre teniendo claro que la base de nuestro negocio es nuestro core, el cual debería estar redundado y replicado, ya sea en la nube o no.

Y tú, ¿pondrías tus datos en la nube?, y si ya tienes tus datos en la nube, ¿tienes algún plan de contingencia por si esta falla?.

Las empresas apuestan por el cloud privado

Interesante el informe “La sociedad de la Información en 2010 en 10 claves” elaborado por la Fundación Telefónica dice que 3 de cada 4 empresas utilizan cloud por razones de flexibilidad y ahorro de costes. El 77% de compañías de gran tamaño ya usa alguna tecnología cloud computing y el 89% de la empresas cree que los servicios de cloud privado serán el siguiente paso lógico para avanzar en la virtualización de servicios.

Este estudio viene a reafirmar la gran importancia de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como herramienta para asegurar el futuro de empresas y profesionales y destaca la apuesta del sector por la innovación y el cloud computing. El aumento en inversión en innovación en empresas españolas en el último año aumento un 5%, y la partida para I+D un 3%.

¿Qué nube elegir? Entre cloud público, cloud privado o cloud mixto. Normalmente las nubes públicas son gestionadas por terceros que ofrecen sus servidores e infraestructuras con muchos clientes mezclados. De esta forma las empresas y usuarios desconocen que hacen otros clientes dentro de la estructura computacional conjunta.

Una nube privada es la solución. Gracias a una solución de cloud privado se consigue un nivel alto de protección de datos y ediciones de nivel de servicio. Todo esto se aloja bajo infraestructuras bajo demanda, es el cliente quien controla sus aplicaciones, así como el único dentro de su cloud propio. El cliente es propietario del servidor, red, y disco y pueden decidir qué usuarios están autorizados a utilizar la infraestructura.

Y por último las nubes híbridas que combinan lo mejor de los modelos públicos y privados. De esta forma el cliente es propietario del cloud privado, mientras que el cloud público forma parte de una estructura global en el proveedor elegido (en España opciones como Acens, y en EEUU por ejemplo RackSpace). Si bien las empresas pueden sentirse atraídas por las ventajas de una nube híbrida, normalmente esta opción deber reservarse a aplicaciones simples y que no necesitan sincronización ni conexión a bases de datos complejas.

Fuente: Fundación Telefónica. Descarga de PDF informe en local.
Imagen: Flickr